Hace tiempo que andamos siguiendo su trayectoria y no tiene desperdicio: se llama Cyriak.
Son propuestas vigentes de gran valor añadido en el ámbito de la celebrada adhocracia creativa.