Estigma de vanguardias

Fotografía obrera 1926-1939

Exposición en el Reína Sofía 6 de abril – 22 de agosto de 2011

“…Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939 profundiza en el análisis de un período de la historia de la fotografía del siglo XX en el cuál ésta se pone al servicio de los diversos movimientos obreros (desde el asociacionismo sindical hasta la creación de estados “de los trabajadores”, como el soviético), partiendo de la autoconciencia de la clase obrera y la toma de los mecanismos de producción y reproducción de imágenes…”   Vía:  Museo Nacional Centro de Arte Reína Sofía

Esta muestra recuerda las imágenes de un momento histórico que impregnó el abanico de la publicidad ideológica, las imágenes de vanguardia del constructivismo ruso. La comunicación visual de este movimiento supuso un punto de inflexión en la fotografía, esta dejaba de ser documental para incorporarse al elenco de las artes y también de la comunicación al servicio del avance social ideológico, así adquiría una notable dimensión en aquél momento de la mano de Stepánova, Ródchenko, Lissitzky, y tantos fotógrafos comprometidos con las dinámicas tecnológicas y creativas de componente social asociadas a las tensiones políticas de la época. Ralph Steiner tambien articulaba -en el otro lado del Atlántico- un discurso visual renovador de las BBAA y comprometido con la clase obrera.

Tiempos de maridaje entre revolución tecnológica e ideológica, tiempos de experimentación, exploración y transformación. No olvidemos que la iconografía visual de estos productores culturales, junto con los cinematógrafos Dovzhenko, Pudovkin, Eisenstein, Vértov, o Walter Ruttmann conformaron el fundamento comunicativo de la modernidad con una herencia cultural presente aún.

Walter Ruttman, es el creador de una joya del cine mudo documental Berlin, sinfonía de una gran ciudad que recomendamos enfáticamente.

También, hace dos años tuvimos en Valladolid y Madrid otra muestra coetánea de Bill Brandt de 60 imágenes que ilustran las costumbres y la vida cotidiana de los inicios de la Inglaterra industrial, un potente trabajo realizado sobre la clase obrera británica que realizó desde 1931 cuando llegó a inglaterra tras abandonar el estudio de Man Ray en París. El impacto más resonante y por lo que es más conocido son sus trabajos de desnudo en perspectivas distorsionadas y siempre BN.

Sin duda, la exposición del Reína Sofía contiene una prolífica muestra ( + de mil documentos entre fotos, carteles y revistas ) que nos trae la producción cultural realizada por trabajadores, en origen porque la revista AIZ ( Arbeiter Illustrierte Zeitung, revista ilustrada de los trabajadores ) realizó un llamamiento a sus lectores para fomentar la participación en un concurso convocado en 1926. Finalmente fué una tendencia editorial consolidada internacionalmente: los reportajes fotográficos de obreros realizados por obreros. Esta complementaria visión nos abstrae de las connotaciones de lectura que la historiografía museística ha hecho del periodo y de la fotografía a través de las vanguardias. La exposición nos emplaza ante documentos -creativos, si duda- de carácter mundano con un alto contenido de realismo inferido por la instantaneidad y por el autorretrato de clase.

Ralph Steiner

A propósito de la propensión a las tecnologías que esta institución promueve y observa, hemos rescatado una muestra cinematográfica de Steiner.

La causa de todo esto es precipitar la idea de que la querencia por las nuevas tecnologías esta presente en la historia de la comunicación creativa, así como recordar la figura de Steiner y su contexto.

Éste personaje cuenta con una interesante dicotomía contradictoria reflejada entre las diversas incursiones en el mundo de la publicidad -donde trabajó como fotógrafo- y su repudio a la sociedad capitalista en su condición de prosélito doctrinal de izquierdas. Estas contradicciones entre la necesidad de subsistencia y la posición crítica ideológica le sitúa nuevamente en otra contradicción en sus trabajos en el cine, donde sucumbe por temporadas al trabajo de guionista y productor en Hollywood pese a su animadversión por el aparataje industrial y comercial.

Steiner es un referente del movimiento de cine experimental Avant Garde. Pertenecía a la Productora denominada Liga de trabajadores del cine y foto que se dedicaba a producir films documentales considerados “necesarios” para la lucha de la clase obrera, la defensa de los derechos de la población afroamericana y la liberación de la mujer. Generalmente estos noticiarios y documentales en favor de la clase obrera, no conseguían colocarlos en circuitos comerciales y se visionaban mediante estrenos no comerciales en salas de núcleos urbanos con los apoyos de los sindicatos filocomunistas. En 1930, Steiner se unió a la órbita de la primera escuela de cine documental de EEUU llamada Harry Alan Potamkin en recuerdo del mismo; allí conoció a Leo Hurwitz , compartiendo con Hurwitz las ideas de utilizar el cine como un medio de acción social. Posteriormente, por diferencias con las bases estéticas e ideológicas con la Worker’s Film and Photo League se unió a la liga Nykino, compañia productora de escaso presupuesto e importantes criterios ideológicos que era una coalición de cineastas de Nueva York agrupados, entre los que tambien estuvo Cartier-bresson. Desde este núcleo de actividades se llegó a la creación de la productora independiente Frontiers Films con objetivos políticos, culturales y no comerciales, donde tambien estaban Elia Kazán y Paul Strand. En Frontier Films se financiaban de prestamos y donaciones de simpatizantes liberales y radicales y los miembros del equipo de producción recibían exiguos salarios de forma intermitente que compatibilizaban con ingresos de otras actividades: Steiner, Paul Strand y Cartier Bresson de la fotografía.

Eran tiempos de ideas, eran individuos de gratuidad, de humanitarismo y compromiso social ciudadano.

El video:



enlace de interes asociado: Metraje encontrado , Fotógrafos en la red

Algunas fotos de Steiner

Ir arriba