Con motivo de las nuevas incorporaciones de videoartistas al catálogo de videos de la distribuidora Hamaca online a través del proyecto CARAS B, hemos querido recordar el leitmotiv de esa andadura.
Caras B surgió en la investigación sobre la historia del vídeo arte en España. Vídeos que por una razón u otra permanecían ocultos e invalidados por las dinámicas de las instituciones y el sistema del arte audiovisual. En algunos casos se trataba de vídeos que desgraciadamente habían caducado, ya que ninguna muestra o festival suele admitir trabajos de más de tres años a no ser que su autor ascienda al estrellato o fallezca.
Casi siempre existe un plan B. Los investigadores Nekane Aramburu y Carlos Trigueros habían conseguido censar a 731 artistas que trabajan con vídeo. Las premisas lanzadas establecían ser obras de vídeo arte realizadas en España entre 1970 y 2010, con una duración no superior a diez minutos, con una selección de ello se compuso una muestra de visionado que AECID, -dentro de su departamento de promoción cultural exterior- también dispone y ofrece a embajadas y centros culturales.
La muestra contempla cinco programas, de entre sesenta y setenta y dos minutos, con la excepción de uno de tres horas, es decir, un total de siete horas y media que se dan a conocer como proyección monocanal con todos los vídeos subtitulados al inglés.
Agrupados los videos por decadas y afinidades temáticas, devienen en los cinco programas.
En la ciudad (sesenta minutos) fue una propuesta de experimentación audiovisual, realizada en celuloide, como trabajo colectivo sobre los distintos puntos de vista de la urbe como pretexto y sujeto. En el segundo programa, Expansiones formales (setenta y dos minutos) se propone una presentación de cuestiones en torno a la performance, danza y plástica expandida como cuadro en movimiento. El tercer programa, Álbum familiar (setenta y un minutos), incide en las relaciones entre los individuos de una misma comunidad, entre la familia y la persona. Sin embargo el cuarto, Testimonios derivados (sesenta y nueve minutos y medio), traslada la mirada hacia cuestiones antropológicas y de identidad, cuestiones políticas y poéticas hasta la relación del artista ante su reflejo. Se cierra la muestra con un solo trabajo Devenir vídeo, de tres horas de duración, realizado por Gabriel Villota, a partir de entrevistas a ciertos autores e interlocutores del medio sobre cuestiones intrínsecas y problemas endémicos de la práctica artística con vídeo en España. + info
El circuito de exhibición ha tenido alcance en agosto de 2011 hasta el Thai Short & Film Festival de Bangkok, en septiembre en el EXiS Experimental Film Festival de Seul y el Instituto Cervantes de Sydney hasta diciembre de 2011.
Se ha editado un libro acerca de la muestra, el trabajo de comisariado e inherente historigrafía. Según Nekane Aramburu y Carlos Trigueros: “La muestra Caras B de la historia del vídeo arte en España articula sus teorías y tesis con la edición de este libro, como catálogo razonado editado por AECID, promotor del proyecto, con la colaboración de Mimadre ediciones. Entre los propósitos de este libro se encuentra el de ser una guía sobre la historia del vídeo arte en España desde un punto de vista vinculado al de los artistas. Las distintas voces que han dinamizado el panorama del vídeo durante estos años, proporcionan las pistas para obtener un mapa de impresiones de esta práctica artística en el Estado español. Textos exhaustivos sobre el acontecer del vídeo arte en España y fichas de cada una de las obras exhibidas.”

Ellos afirman: “El terreno del vídeo presenta un panorama complejo y versátil que consideramos que es necesario analizar para conocer la evolución de las practicas artísticas audiovisuales en España y del momento en el que nos encontramos. Los artistas que desde los años 60 y 70 iniciaron las primeras experimentaciones, los caminos abiertos en las discusiones de los años 90 cuando reconocíamos el vídeo como una disciplina que «no había muerto» son algunos de ellos. Las vías abiertas, por la inserción de tecnologías recientes y nuevas actitudes colaborativas, han dado lugar a obras que precisan de una catalogación y análisis teórico actualizado. Este libro debe ser tomado como una redacción base para entender lo que fuimos y lo que somos y asentar los cimientos para una rigurosa investigación documental que es necesario expandir y complementar.

Título: Caras B de la historia del video arte en España
Editores: Nekane Aramburu y Carlos Trigueros
Publicado por: Mimadre ediciones