Allí estuvimos y durante la tarde fueron pasando gentes, amigos e interesados.

Estuvo bien, un rato de conversaciones e intercambios con buenas gentes.

El personaje genial: la abuelita simpática. El prota: Vicente Redón.